Sebastián Piñera - Presidente Electo de Chile

El rumbo de la política migratoria con Piñera


El pasado 17 de diciembre de 2017, en lo que se esperaba que fuera una segunda vuelta reñida, Sebastián Piñera (centro-derecha) se convirtió en Presidente Electo de Chile para el período 2018-2022 por más de 9 puntos de ventaja sobre Alejandro Guillier (izquierda), lo que implicará un cambio de rumbo en las políticas públicas, al menos, durante los siguientes 4 años.

Piñera recibe un país con un poco más de 17,5 millones de habitantes (cifras definitivas del Censo 2017), de los cuales alrededor de 465.000 son extranjeros, correspondiendo al 2,64% de la población.

Este porcentaje ha ido en constante crecimiento durante los últimos años pasando del 0,79% en el Censo de 1992, al 1,22% en el Censo 2002 y al 2,04% en el polémico Censo de 2012, que luego el Instituto Nacional de Estadísticas anuló, pero que es, al menos, un punto de referencia.

Aún con la creciente ola de inmigrantes, Chile, con menos de 3% de población extranjera, está muy por debajo del porcentaje de inmigrantes considerado como “peligroso” para el desarrollo de un país, que muchos expertos sitúan en un 9%.

Desde el punto de vista de las políticas migratorias, el triunfo de Piñera supone un cambio casi inmediato de los procesos como los conocemos hasta el momento, pero… ¿Hacia dónde estaría enrumbado ese cambio?

Recordemos que Piñera fue presidente en el periodo 2010-2014 y que, durante su mandato, en el año 2013, entró al Congreso una propuesta de reforma de ley para el ámbito migratorio. Basta con desempolvar un poco ese proyecto para intentar predecir el destino de las políticas migratorias en Chile, ya que se supone que la corriente de ideas sigue en la misma dirección.

El foco de este proyecto (que nunca vio luz) era claramente apalancar la economía nacional a través del trabajo de los extranjeros, en contraste con la Ley de Migración actual, vigente desde el año 1975 y basada en la ideología Pinochetista con claro foco en la defensa y seguridad de Chile, modelo que ha demostrado no funcionar en la época actual y que necesita ser reformado con suma urgencia para evitar las arbitrariedades que se han visto durante el último año, sobre todo en temas delicados como los rechazos de visas y las posteriores solicitudes de reconsideración.

Uno de los aspectos más importantes que consideraba era la creación de un estatus migratorio temporal que permitiera a los extranjeros venir al país a realizar “trabajos de temporada” por periodos determinados, sin la posibilidad de aplicar luego a la permanencia definitiva, lo cual es un indicador de ese apalancamiento que les comentaba antes, no necesariamente beneficioso para ambos lados.

Piñera siempre ha hablado de “promover la inmigración en aquellas áreas donde tenemos grandes carencias, como médicos especialistas, por ejemplo” y en este sentido, algunos también le atribuyen la intención entre líneas de “importar mano de obra barata”, sobre todo en los casos donde esas carencias están en sectores bajos de la cadena de producción, como mano de obra para construcciones o el sector agrícola, ya que el proyecto de ley expresamente prohibía a estos inmigrantes temporales optar por otro tipo de visa estando dentro del país y solo podrían reingresar a trabajar, nuevamente en forma temporal, un año después de la última salida.

Como nunca hubo un reglamento para este proyecto de ley, ya que no llegó a ser promulgada, no se conocen con exactitud cuáles serían los mecanismos, ni los detalles logísticos de este estatus temporal que ya de por sí era bastante polémico.

Otro tema fundamental era la logística a la hora de solicitar una visa, ya que trasladaba a los consulados chilenos en el exterior la responsabilidad de ser un canal para los trámites, eliminando el método actual de ingresar como turista al país y una vez obtenidos los requisitos necesarios, solicitar una visa de residencia ante el Departamento de Extranjería y Migración.

Este método es utilizado por numerosos países, en su mayoría los que más restringen la posibilidad de recibir inmigrantes, ya que el filtro, si se puede llamar así, se aplica desde el exterior, en vez de tomar la decisión una vez que la persona se encuentre ya instalada en el país. Aunque por un lado suena como una opción razonable, por el otro abre las puertas a potenciales situaciones irregulares de inmigrantes que por lo engorroso que pudiera ser el trámite, decidan saltárselo.

Si uno analiza las entrevistas que dio Piñera durante la campaña presidencial, se da cuenta que el tema migratorio era pregunta obligada. También es notorio que su opinión no ha variado desde su anterior período presidencial donde declaraba estar “a favor de la migración que viniera a hacer vida y a aportar al desarrollo del país” y “en contra de la migración que viniera a delinquir”, siempre citando temas como el narcotráfico, el crimen organizado, el contrabando y la inmigración irregular, por lo tanto “los que vienen a Chile de forma legal van a ser siempre bien recibidos”.

En junio de 2017, Piñera participó en el programa “Aquí está Chile” transmitido en vivo por Chilevisión, donde dejó varios temas interesantes sobre la mesa, incluido su plan en las fronteras para prevenir el ingreso de personas que tengan tendencia a delinquir, a través de un sistema de información más eficaz, como el que ya tienen implementado en la Alianza del Pacífico (México, Colombia, Perú y Chile), intercambiando datos de antecedentes penales de las personas que estén solicitando entrar al país.

Por otro lado, un tema sumamente delicado durante el programa fue el apartado de salud, donde la periodista Mónica Rincón le cuestiona a Piñera la propuesta de limitar la asistencia médica a los inmigrantes, incluso a los que están en situación regular, cotizando legalmente, hasta tener 2 años continuos viviendo en Chile, a lo cual el Presidente Electo responde vagamente aclarando que “esto excluye a los niños, partos y urgencias y se hace con la intención de impedir que la gente venga a Chile con el único propósito de recibir asistencia médica porque eso a la larga colapsa los sistemas de salud”, y que sí, el período de dos años “puede que sea excesivo y será revisado”.

Ahora, con la victoria de Piñera en las elecciones presidenciales y teniendo prevista su toma de posesión para el 11 de marzo de 2018, es seguro que vamos a ver algún movimiento en este tema, sobre todo porque la cifra de extranjeros haciendo vida en Chile es la más alta de la historia y que la ley actual pide a gritos una reforma.

Si de aprender de los errores del pasado se trata, la nueva ley debería entonces, como mínimo, ser precisa y garantizar la claridad de sus procesos para que, por ejemplo, las decisiones se basen en un criterio universal en vez del criterio de un Analista de Extranjería a la hora de aprobar o rechazar una solicitud de visa, del funcionario en regiones que determine si una oferta laboral es válida, o no, según su óptica del asunto, o del oficial de la PDI al momento de permitir o negar la entrada a alguien en la frontera.

Quedamos en manos del Congreso.

You may also like

32 comments

  • Andrés 8 Abril 2018   Reply →

    Ahora la cifra oficial es de 5,5%
    Un total aproximado de 966.000 inmigrantes, me parece que ya estamos bien de inmigrantes, teniendo en cuenta que el porcentaje de peligro es del 9%
    No hace falta traer más.

    • Jorge León 9 Abril 2018   Reply →

      Hola Andrés… ¿De dónde obtuviste esa cifra?

      • Andres 21 Abril 2018   Reply →

        Datos oficiales del gobierno, dados por el ministerio del interior.

  • jose 8 Abril 2018   Reply →

    Piñera dijo a seguirá recibiendo venezolanos, el sabe lo que aquí ocurre no creo que nos la ponga difícil para entrar o hacer vida en chile, bueno toca esperar a vervq dice el proyecto de ley

  • Jorge English 1 Febrero 2018   Reply →

    Aunque la cifra oficial de inmigrantes sea aún de 460 mil, es cosa de ver las calles de Santiago y Chile en general para comprender que se trata de un dato muy por debajo de la realidad.
    Una respuesta más definitiva la tendremos cuando salgan las estadísticas del último Censo, hasta ahora están las del total población, pero se desconocen aún detalles como el de la cantidad de extranjeros.
    Por otro lado, Piñera no tiene mayoría en el Congreso, con su gobierno no será llegar e imponer una Ley Migratoria nueva y, además, arbitraria.
    Saludos.

  • Vero 27 Enero 2018   Reply →

    En lo personal pienso que pronto muy pronto se va descontrolar el tema migratorio con los venezolanos en este país. Cada día llegan más y no con ganas de echarle pierna sino de joder. Dejan pasar cualquier clase de gente.
    La situación en Venezuela es cada vez peor y están saliendo hasta las ratas. Y en Chile no los veo preocupados por controlar la migración, así que más tarde que temprano veremos paisanos delinquiendo porque es lo que saben hacer (me refiero a las escorias que están llegando).
    Sin mencionar el tema laboral que se va saturar.

    • Robert Marín 27 Enero 2018   Reply →

      Oye Vero, tu comentario es algo clasista… En primer lugar, gente mala y gente floja hay en todos lados, gente como tú me ha advertido que los chilenos “son flojos”. Cosa que no es así, el problema es que las necesidades son distintas y en nuestro caso el tema de supervivencia es lo que nos motiva a trabajar mucho mas que los nacionales, que tienen todo acá de algun modo, ese instinto de supervivencia baja la guardia.

      Ese es el problema del venezolano profesional promedio, deshumanizado, creyendo que eso le da un status social superior para poder juzgar a quien no lo tenga. Eso es tomado también en cuenta por los chilenos y por otros venezolanos (como yo) para evitarse tratar con personas así. En Venezuela la cosa está muy dura, la gente que quizas no tiene estudios universitarios también está saliendo, en búsqueda de “lo que sea” y para “donde sea”, eso si: sin planificación de ningun tipo. Sin embargo eso no les quita a muchos en esa condición las ganas de trabajar y echar “pa lante”, recuerden que los inmigrantes que llegaron a Venezuela fueron precisamente aquello que no tenían estudios y apenas sabían leer y escribir, pero crecieron en nuestra tierra y no son ningunas ratas (que yo sepa).

      • Vero 31 Enero 2018   Reply →

        Disculpa Robert. Creo que leíste mal mi comentario. Te invito a tener mejor comprensión lectora. Yo en ningún momento me referí a personas sin estudios. De hecho tu ni sabes si los tengo.
        Cuando mencioné escorias me refería a personas de malas costumbres.
        Pero bueno al que le quede el sombrero pues que se lo ponga.

        • kika 4 Febrero 2018   Reply →

          Cito: más tarde que temprano veremos paisanos delinquiendo porque es lo que saben hacer (me refiero a las escorias que están llegando).

          ‘¿Tú ya conoces a TODOS los que están llegando o tienes alguna estadística confiable?

          Como dice el colega más arriba, los estudios no hacen a las personas. En lo que pudiera estar de acuerdo es en exigir “antecedentes penales” a todos antes de otorgar visas.

          Se te lee muy agresiva.

          Saludos

        • miguel 18 Febrero 2018   Reply →

          hace dias un amigo que esta actualmente en chile ( ing industrial) consiguio trabajo en una heladeria los domingos, y me dijo que eras 8 trabajadores y 7 eras venezolanos, le dije… oye te debe ser mas comodo trabajar asi con puros venezolanos, y me respondio…. NO! ellos son unos pajuos que en vez de ayudarte andan de brujas con los jefes, (solo tenia 1 dia trabajando) entonces digo yo… por que no ayudar a tu paisano? porque ponerte de pajuo solo porue ya tienes meses en el pais y crees que te las sabes todas mas una? donde quedo tu humildad ? somos hijos de dios antes que todo! tu comentario vero fue muy discrimanotorio por que hay personas que roban por necesidad no por placer ya veo que usted trabajo no ha pasado! saludos

          • ALEX 29 Marzo 2018  

            Miguel, sobre tu comentarios tienes toda la razon, yo estoy en venezuela y conosco muchos que por que estan alla tu les escribes para saber como son las cosas alla, osea para hacerle las preguntas necesarias por si uno decide ir para alla, y nisiquiera responde, te dejan en visto, pareciera que pierden la humildad.. pero bueno gracias a dios a otros que si aportan con sus comentarios.

    • Orgulloso de ser Venezolano 4 Marzo 2018   Reply →

      Tus palabras son basura! Ni quiero imaginar lo q tienes en la cabeza. Que vision tan simplista de la inmigracion.
      Por cierto aprende un poco de Normas gramaticales porque tu redaccion es bastante pobre.

  • miguel 19 Enero 2018   Reply →

    es bastante insidioso Piñera con esa afirmación de que: ” viene mucha gente solo para recibir asistencia médica.” como si una persona en su sano juicio le gustaría irse a otro país solo para pasársela metido en un hospital… tal ves creo que en lo ultimo que piensa una persona es en tener que ir a un centro asistencial de salud… se ve un claro sesgo con respecto a la realidad seria mejor decir claramente… los inmigrantes colapsan los centros de atención medica y punto….

    • Robert Marín 26 Enero 2018   Reply →

      Para empezar, es Piñera, es de derecha y por lo general piensan así, en Francia dicen que salvaron al mundo al evitar que Marine Le Pen ganara las elecciones allá, que dicho sea de paso, tenía un programa de gobierno respecto a la inmigración muy similar al de Piñera. Por otro lado los venezolanos van a vivir finalmente un gobierno de derecha, al menos los que ya tienen poco tiempo acá (Escuché una venezolana decir que lo mejor para Chile era apoyar a J.A Kast, que es lo mas concentrado y ultraconservador de la UDI). Tampoco es que la salud pública es algo expedito, la proliferación de las isapres (y al parecer la rosca) es justamente lo que tardan el asignar una fecha y una hora para una cita médica, que puede ser meses. Recuerden siempre que un gobierno de derecha, en lo particular tratar de reducir el “gasto” social (todo lo que tenga que ver con educación, salud y algun subsidio directo del Estado), en pro de la “reducción” burocrática, pero que a final de cuentas es para tener la mesa servida para los negocios de los aliados del gobierno (patrocinantes de la campaña, por ejemplo). Si revisan los valores fundamentales del espectro político de derecha verán que rechazan todo aquello que plantee una sociedad mas inclusiva (antilgbt, antiaborto, antiinmigrante, exacerbación de valores nacionales y promoción dentro de la estructura de poder, de las élites económicas y políticas, entre ellas se coluden, en el caso chileno la promoción de los valores del gremialismo).

      P.D: Lamento mucho que la mayoría de venezolanos en Chile, se hayan prestado para la campaña de “Chilezuela” y no les dió vergüenza que la gente de Piñera, usara a nuestro país para sus intereses de propaganda (a mi juicio, sucia). En su mayoría lo hicieron de forma consciente, si Piñera promueve una legislación migratorio que nos perjudique a todos los migrantes, esos que “paisanos” que movieron el chisme de “Chilezuela” serán corresponsables también.

      • miguel 27 Enero 2018   Reply →

        como buen empresario creo que va a fomentar la mano de obra barata….y eso implica darle cabida a los profesionales extranjeros…eso creo … de igual forma le temo mas a las reformas socialistas de la izquierda que son pan para hoy y hambre para mañana… el capitalismo si bien es rudo en muchos casos es mejor que cualquier otro sistema que diga ser concebido para ayudar a los mas necesitados… trabajo y mas trabajo es lo que se necesita el trabajo produce mas trabajo mas productos mas calidad de vida mas emprendimientos mas prosperidad mas positivismo y sobre todo en el marco de lo mas sagrado que tiene el hombre: la libertad … eso que perdimos en Venezuela hace rato…. si bien el capitalismo es sinónimo de competencia es mejor animarse a competir que esperar que los políticos socialistas nos resuelvan los problemas… y si nos quieren echar de aquí por inmigrantes otro país nos recibirá no es el único país de la tierra por suerte…

        • Robert Marín 28 Enero 2018   Reply →

          BIen, la mano de obra barata (hay que pensarlo en concreto y en nuestro caso) implica la disminución de nuestro salario también, esas reformas “socialistas” de la cuales tu hablas precisamente son las que han llevado al Estado chileno a flexibilizar la entrada de inmigrantes, tal como lo dice Jorge en su articulo, la legislación existente respondía a otros intereses nacionales en otros tiempos, pero no ahora. Hay que darse cuenta también de algo, les guste o no les guste, seguiremos siendo asalariados, mas y mas trabajo no necesariamente implica tener calidad de vida, puedes trabajar 16 horas al día y donde queda parte de ese ciclo para descansar, para compartir con la familia, para socializar con el resto del mundo? Cuando vas a disfrutar de ese dinero trabajado? Dado a que mas que el capitalismo, lo que rige en tu forma de pensar es el liberalismo, ser liberal cuando se está abajo de la pirámide social no sirve de mucho, en el liberalismo precisamente se limitan las capacidades del Estado y eso incluyen los derechos de las personas, lo que deja espacio a quien tiene mas poder (económico o social) es quien finalmente decida que será lo bueno y lo malo para vos. Nada es absoluto en esta vida. Piensa también en el escenario donde surja una reforma migratoria negativa para nosotros los inmigrantes y te tengas que ir de este país, complícalo si tienes chamos pequeños y no tienes plata para arrancar? Pasas a ser un vulgar ilegal como el que cruza la frontera de EEUU a espaldas de la policía de fronteras. Me parece maravilloso que en este país existan condiciones para cualquier emprendimiento, sería excelente viniendo de un país con necesidades tan básicas menoscabadas y menguadas como Venezuela.

      • Luisa 6 Marzo 2018   Reply →

        Y que opinas del Socialismo en Venezuela? Estás en Chile por ser afecto al Socialismo? Haces una exposición sobre los anti valores de la Derecha, así mismo, podrías señalar un tema como la planificación urbana y social que el populismo (de derecha e izquierda) destruye en pos de la “igualdad” bien vendida electoralmente pero que deja a los pobres más pobres y frustrados, viendo hacia el piso con la desesperanza bien sembrada por el engaño de decirle que “por culpa del rico que no le dio nada” ellos están peor cada día. Populistas al fin, encantadores de serpientes. Todos con banderas ideológicas de manipulación. Cuando en Venezuela se permitió la ranchificación de Caracas en los 60 por el sueño de ser empleado publico en “el poderoso papá Estado” que todo me lo aseguraba, la gente se iba a vivir como fuera, en las condiciones que fueran para estar allí en el caos urbano que ningún plan de ciudad controló, todo para no “perder votos” los votos de la pobreza que tanto necesitan los populistas. Por siempre creer en cuentos de “toma y dame el voto” El resultado fue que llegó el encantador de serpientes mayor, a instalar la “revolución” y lo logró con una revolución que sacó a los más pobres de Venezuela a cruzar fronteras por tierra. En los éxodos de población se ve de todo ( y no se puede generalizar) , cada país debe reorganizar sus sistemas migratorios para evitar así los fraudes y deltos, actualizar sus datas en cruces fronterizos bajo un sistema que permita ponerse a derecho y bajo la legalidad del país que lo recibe. Quien no cumpla la ley debe ser procesado con legítima defensa. No dejemos que las fórmulas populistas, vengan de donde vengan, nos cieguen mientras el caos de la fiesta actual destruye nuestro futuro. Que si la derecha! Que si la Izquierda!! Que si más trabajo!! Que vivir de subsidios mientras eres joven!! Que si mano de obra barata!! Que si gremialistas! Que si Sindicatos!! Ya ningún político payaso debe engañarnos. Les recomiendo vean en Netflix Minimalims con subtítulos en español. Me despido Robert, escribí mucho. Le debo un café. Y gracias Jorge Leon por estos espacios y por tu trabajo

  • alexis 18 Enero 2018   Reply →

    Buen articulo pero todo se vera en el congreso si logra o no hacer dicha reforma ya que el mismo congreso esta dividido

    • Jorge León 18 Enero 2018   Reply →

      Así mismo.

      • Robert Marín 27 Enero 2018   Reply →

        Oye y mi comentario de hace rato?

        • Jorge León 27 Enero 2018   Reply →

          Los comentarios van a una lista de pendientes por publicar. Ya está publicado tu comentario anterior.

  • Diana 18 Enero 2018   Reply →

    ¡Excelente artículo!

  • Andrew 17 Enero 2018   Reply →

    Que opciones tendremos los inmigrantes en cuestion de salud durante esos primeros 2 años? (si llega a cumplir esa promesa) Morirnos?

    • Jorge León 18 Enero 2018   Reply →

      En la entrevista, la periodista le llamó la atención sobre este punto y la respuesta de Piñera fue: “lo tendremos que revisar”.

  • Daniel Sanchez 17 Enero 2018   Reply →

    Que pasaria con aquellos venezolanos, que ya llegaron y estan haciendo todo su esfuerzo para tramitar su visa y su permanencia. Ellos estaran afectados por esta nueva reforma? Que opinas tu Jorge?

    • Jorge León 17 Enero 2018   Reply →

      Hola Daniel.

      Para concluir eso, primero habría que saber cuál es la reforma. De todos modos, las leyes de este tipo normalmente no son retroactivas, lo que significa que si ya tienes un beneficio, no deberían quitártelo.

  • Ramón Cedeño 17 Enero 2018   Reply →

    “esto excluye a los niños, partos y urgencias y se hace con la intención de impedir que la gente venga a Chile con el único propósito de recibir asistencia médica”

    Claro porque tú sabes que la salud en Chile no es para nada cara y es de alta calidad. Claro, claro, aquí viene mucha gente solo para recibir asistencia médica.

  • Favio Arduini 17 Enero 2018   Reply →

    Ciertamente todo parece indicar que muy probablemente se restrinja la migración a Chile. Basta con eliminar la posibilidad de ingresar como turista para luego tramitar visa para que las cosas se pongan más complicadas para los venezolanos.

Leave a comment